La alfabetización es uno de los derechos humanos que se sigue negando a la quinta parte de la población adulta del mundo. Desde 1998 se han realizado importantes progresos en lo que respecta a la universalización de la enseñanza primaria y la paridad entre los sexos en los países más pobres. Aun así, las organizaciones internacionales consideran que el ritmo que llevan los avances “es insuficiente” para alcanzar ambos objetivos.

Según Unesco, el número de alumnos matriculados en primaria aumentó considerablemente en el Africa Subsahariana y Asia Meridional y Occidental. Aproximadamente 20 millones de nuevos alumnos se sumaron a la educación primaria en cada una de estas regiones. En cifras absolutas, las personas desprovistas de competencias básicas en lectura, escritura y cálculo viven principalmente en el Africa Subsahariana, Asia Meridional y Occidental, y Asia Oriental y el Pacífico. Las perspectivas de lograr el objetivo fijado antes de 2015 dependen en gran medida de los progresos realizados en los 12 países del planeta donde se concentra el 75% de los analfabetos.

En términos relativos, las regiones con tasas de alfabetización más bajas son Africa Subsahariana, Asia Meridional y Occidental y los Estados Arabes, donde los porcentajes oscilan en torno al 60%. Los estudios revelan que el analfabetismo está relacionado a la extrema pobreza que existe en estas zonas.